Generación automática de contenido con IA

¿Es posible la creación de contenidos automática con Inteligencia Artificial?

Comenzamos una nueva serie de contenido centrado en la creación de contenidos automática a través de inteligencia artificial. Trataremos todas las variantes dentro de este campo, así como las diferentes variables que intervienen en la generación de contenidos automática mediante inteligencia artificial.

Contestando a la pregunta inicial, sí, es posible crear diferentes tipos de contenido sin la necesidad de escribir manualmente. Esta tecnología ha surgido gracias al desarrollo de la inteligencia artificial, pero, en mayor medida, por la necesidad de crear grandes cantidades de contenido “nuevo” para sectores como el turismo o el marketing.

El engranaje de la creación de contenidos automática

El primer paso para entenderlo es el Procesamiento de Lenguaje Natural  o NLP (siglas en inglés). Este es un campo dentro de la Inteligencia Artificial que conecta a las máquinas con las personas rompiendo la forma de comunicación tradicional que se ha tenido siempre, donde el programador debía adaptarse a la máquina para comunicarse con ella. Con NLP cualquier lengua humana puede ser tratada y entendida por un ordenador. A partir de aquí las posibilidades que han surgido en los últimos años son prácticamente infinitas.  

¿Dónde se puede aplicar esta tecnología?

Los efectos prácticos de la tecnología son las pruebas de su verdadero valor. Tanto es así, que una de las principales barreras de entrada que tiene la IA es el desconocimiento sobre la cantidad de acciones y procesos en los que puede causar un beneficio para una empresa o la sociedad en general. En este caso podemos aplicar la generación de contenidos automática en:

  • Edición de textos: La totalidad de los textos que se escriben por personas que no son nativas de su idioma pueden necesitar pequeñas modificaciones que lo hagan más natural. La revisión de este contenido también es posible mediante esta tecnología.
  • Traducción automática: Este aspecto está mucho más explotado en la actualidad y es conocido por todos. Algunos ejemplos son el traductor de Google o DeepL capaces de traducir miles de caracteres en pocos segundos a casi cualquier idioma.
  • Escritura inteligente: Este quizás es uno de las principales mejoras a nivel de rendimiento. Más allá de corregir o traducir, esta tecnología puede crear de forma totalmente original, así como mejorar textos que son poco explícitos o están mal redactados.
  • Descubrir temáticas: Debido a que la base del NLP es entender el lenguaje humano a través de un sistema, también puede ser utilizado para indagar sobre nuevas temáticas dentro de un sector.

¿Será así la creación de contenido del futuro?

La tecnología existe, pero sus límites no. Solo queda que las empresas se decanten por apostar por ella para mejorar su rendimiento y rentabilidad. Como se puede observar cada vez más herramientas digitales cuentan con trazas de NLP y a la vista está en que tienen una aplicación real. ¿Si es posible que un robot cree todo el contenido? La respuesta solo la sabrá quien crea en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.